Inicio > Preguntas Frecuentes > ¿Qué tipos de Cooperativas existen?

¿Qué tipos de Cooperativas existen?

La actual legislación no contempla una clasificación de las cooperativas, las que podrán combinar finalidades de diversas clases, salvo las que deban tener por objeto único como las cooperativas de vivienda abiertas, las de ahorro y crédito y cualquier otra que establezca la ley.

Doctrinariamente las cooperativas se agrupan en tres grandes tipos, según la naturaleza de sus asociados y la relación de éstos con la institución:

Las cooperativas de productores, pertenecientes a socios productores, a quienes la cooperativa provee de bienes y servicios de utilidad para su actividad o profesión. Pueden además transformar y comercializar los productos de sus socios. (Agrícolas, incluyendo lecheras, vitivinícolas y pisqueras, forestales, agrícolas especiales, de arriendo de maquinarias, de colonización y reforma agraria; de pescadores; campesinas; etc.)

Las cooperativas de trabajo o de trabajadores, que pertenece a los trabajadores de la cooperativa, quienes explotan la empresa con el propósito de procurarse un empleo. Les permite además ejercer un control sobre sus condiciones de trabajo. Sus socios deben ser trabajadores de la cooperativa. La ley chilena las define así: "Son cooperativas de trabajo las que tienen por objeto producir o transformar bienes o prestar servicios a terceros, mediante el trabajo mancomunado de sus socios y cuya retribución deba fijarse de acuerdo a la labor realizada por cada cual." (Artesanos, pescadores, servicios de consultoría a empresas y organizaciones sociales, servicios profesionales, etc.)

Las cooperativas de consumidores, que pertenece a socios consumidores, a quienes provee bienes y servicios diversos, para su uso personal. (Consumo, abastecimiento eléctrico, abastecimiento de agua potable, de ahorro y crédito, vivienda, escolares, salud, veraneo, servicios habitacionales, etc.

Nuestra legislación hace alusión a las cooperativas de trabajo, agrícolas, campesinas, pesqueras, de trabajo, y de servicios, dentro de las cuales distingue a su vez entre las escolares, de abastecimiento y distribución de energía eléctrica y de agua potable, de vivienda abierta y cerrada, ahorro y crédito, y de consumo.

Define a su vez a las cooperativas de servicios como "las que tengan por objeto distribuir los bienes y proporcionar servicios de toda índole, preferentemente a sus socios, con el propósito de mejorar sus condiciones ambientales y económicas y de satisfacer sus necesidades familiares, sociales, ocupacionales o culturales."

No obstante, las personas pueden crear otros tipos de Cooperativas, según sean sus intereses y necesidades.